Francisco

Francisco Almagro, uno de nuestros viajeros solidarios más especiales y emotivos, nos cuenta sus impresiones de su viaje a Nepal en 2009.

“Lo recomendaría porque es un viaje para gozar tus cinco y hasta con tu sexto sentido. Lleno de sensaciones que fluyen sin parar. En Nepal aprendí a ser paciente cuando te sirven una comida; que sin reloj se vive mejor, que hay otras realidades, etc.”